Factores a tener en cuenta en una tasación

El principal factor que interviene a la hora de dar valor a una obra de arte o antigüedad es la calidad. Se trata de un tema bastante subjetivo y controvertido. Nos referimos a calidad en el sentido del dominio ejecutivo de la materia por parte del autor, de manera que la pieza resultante destaque por su excelencia.

Otro factor importante, es el estado de conservación de la obra. Cuanto más intacta haya llegado la pieza a nuestros días, más valor adquirirá. Hay ocasiones en que la obra necesita una restaurción, pero es necesario que ésta sea reversible y que no desvirtualice el trabajo original del artista.

Conocer la autoría de la obra es un dato muy relevante a la hora determinar el valor. La pieza aumentará notablemente su valor si conocemos quién la realizó ya que nos aporta muchos datos extra sobre la misma, que acotan notablemente la catalogación previa.  Un aspecto fundamental en la cotización es el hecho de que las piezas sean escasas e irrepetibles, situación que se acentúa en el caso de que el autor de las obras que se están comercializando ya no viva.

Las medidas también influyen en la tasación. Un tamaño excesivo puede bajar notablemente el precio de venta. Lo mismo ocurre con las piezas de formato demasiado pequeño, no adquirirán el mismo valor que las piezas consideradas de tamaño medio / estándar.

Por último, pero no menos importante, es el del material (artes decorativas – escultura – mobiliario) y técnica (pintura) del que está hecha la obra. Como es lógico, el cómo esté realizada una pieza influirá en su precio.

Fuente: www.revistadearte.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.