Obras de arte pintadas por un robot

Los robots son una gran parte de lo nuevo que nos espera con la inteligencia artificial. Es por eso que ya no debe de sernos tan extraño el saber que hay obras de arte pintadas por un robot. Con ese objetivo es que se creó el concurso RobotArt, con el objetivo de combinar el arte y la tecnología a partir de proyectos robóticos que puedan crear distintas piezas de arte.

Es ya la tercera edición que se tiene y con la que se han presentado 100 pinturas que provienen de 19 equipos de robótica de todo el mundo. Cada uno de ellos muestra el uso de distintas formas de algoritmos, técnicas, enfoques, sistemas y más.

Todos los ganadores fueron seleccionados a través de una votación pública en Facebook, con unos premios de 100 mil dólares en los 10 primeros lugares. El ganador se llevó 40 mil dólares.

Ganadores de RobotArt

Estos han sido los tres primeros lugares en el concurso:

CloudPainter: proveniente de Estados Unidos, se trata de una obra que en vez de haber sido creada por un equipo de trabajo fue hecha por una única persona que en los últimos años se ha dedicado a desarrolla un robot que es un artista. Para ello ha hecho uso por supuesto de la inteligencia artificial. La obra se llama Cloud Painter y el creador Pindar Van Arman.

 

Para esto, lo que hizo fue hacer un sistema de arte generativo autónomo lo que hace que el robot pueda usar tanto uno o más brazos junto con otras redes neuronales y machine learning. De esa forma somos capaces de crear obras de arte según la propia técnica con la que ha sido entrenados.

 

CloudPainter puede hacer obras con distintos grados de abstracción de forma autónoma. Para llegar a este punto han creado un código fuente con modelos 3D

 

PIX18: Desde la Universidad de Columbia en los Estados Unidos nos llega el segundo puesto en donde se trata de un brazo robótico que ha sido programado con algoritmos que hace distintas pinceladas creando así una obra de arte que parece hecha realmente por un ser humano.

 

CMIT ReART: proveniente de la Universidad de Kasetsart en Tailandia, es un brazo que puede imitar perfectamente bien el trazo del ser humano. Para ello, se basa en un sistema de grabación táctil el cual va registrando todos los datos técnicos del artista generando después una reproducción exacta del mismo.

Como puedes ver, las obras de arte pintadas por un robot ya son un hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.